Nuevas técnicas, nuevos materiales. Las casas han brindado a los arquitectos grandes oportunidades para experimentar con espacios imaginativos que han visto la luz desde Australia a Nueva York, desde Japón a Los Ángeles.

Arquitectos visionarios y propietarios dispuestos a la aventura son la savia perfecta para crear proyectos innovadores. Creativos que van más allá de cualquier propuesta de vivienda habitual y que entran en los libros de historia como iconos de la modernidad, como hitos de la innovación tecnológica, material y espacial del siglo XXI.

MÁS QUE UNA VIVIENDA

Con la intención de recopilar ese universo creativo nace el libro “Houses”,  donde se rinde homenaje a arquitectos del siglo XX como Le Corbusier, Mies van der Rohe y Marcel Breuer, pero también a grandes nombres de la arquitectura contemporánea como Tadao Ando, Grafton Architects o Steven Holl. Además se muestra una amplia variedad de corrientes, entre ellas el modernismo, el posmodernismo, el brutalismo, el deconstructivismo y el estilo internacional. “No hay nada como estar en casa”, así comienza el prólogo del escritor experto en este campo, Sam Lubell, anunciando que, aunque la frase sea un cliché es “absolutamente cierta”, para añadir que las cuatrocientas casas que forman parte del libro son “el reflejo de un esfuerzo imaginativo que las une a todas, desde principios del siglo XX hasta ahora”. Lubell muestra, en definitiva, una manera de descubrir la gran variedad de formas, técnicas y filosofía en el mundo de la arquitectura a través de la historia.

GRANDEZA DEL ESPACIO

Construcciones modernistas, neoclásicas, vinculadas a la grandeza de las bellas artes, al expresionismo o al constructivismo, nos devuelven una mirada que va más allá de un hogar. Tiene que ver con un espacio de creación que habla por sí mismo, obras de arte que fueron futuristas y que forman parte de la historia, por su forma, por sus materiales o incluso por estar colgadas sobre soportes que las hacen volar sobre acantilados imposibles. Este es el caso de “Till House” en Navidad, a unos 160 kilómetros al oeste de Santiago de Chile, sobre Los Arcos, con unas maravillosas vistas. Se trata de una vivienda abierta al exterior, con un acristalamiento que rodea casi todo el perímetro para disfrutar de una mirada espectacular del mar que, sin embargo, queda escondida a las miradas de los curiosos desde la carretera.

ENTRE LAS MONTAÑAS, EN LA URBE, EN EL CAMPO

“Cube House”, construida en 2008 en la localidad de Sesto, a unos 400 kilómetros al este de Milán (Italia), está ubicada entre las montañas Dolomitas, lo que ha condicionado su forma. En la primera planta se sitúa la cocina y la zona de comedor y deja para la segunda los dormitorios. Las terrazas forman parte de las fachadas en distintas direcciones, con secciones triangulares y ceradas a partir de listones de madera que les otorgan una gran calidez. Entre dos torres de apartamentos en Tokio se instala “Garden&House”, una casa jardín en blanco, que parece flotar en medio de la ciudad. Con tres pisos que conectan con huecos circulares, es una casa que prioriza las plantas y la vegetación como complemento de vida. Cubierta por la tierra y el césped, así está construida “Malator House” (1994) en St. Brides Bay, al  oeste de Pembrokeshire, Gales Occidental. Casi invisible, con una fachada elíptica que da al mar y que no parece advertir la presencia humana,  la consistencia de su fachada a través de un arco permite que la tierra no la empuje y la naturaleza la camufle sin problemas. La casa representa el lenguaje curvilíneo tan habitual de Jan Kaplicky y Amanda Levete a los que acompaña. En la obra se muestran otros ejemplos, como Villa Sipeki Balás en Budapest (Hungría), construida en el año 1905,  fruto de la creatividad de uno de los arquitectos más representativos del país Ödön Lechner, uno de los mayores constructores de obra pública en la Hungría de aquella época.  En este caso se trata de una fachada asimétrica, muy ornamentada y ciertamente exótica. Una burbuja de cristal adorna la parte inferior a modo de solarium, en su entorno galerías y terrazas que conectan en los diferentes pisos el interior con el exterior en la que, además, las cerámicas adornan de manera iridiscente balaustradas y escaleras. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Inmaculada Tapia

“Cube House”, construida en 2008 en la localidad de Sesto con secciones triangulares
“Malator House” (1994) en St. Brides Bay, al oeste de Pembrokeshire, Gales Occidental
“Till House” al oeste de Santiago de Chile, para disfrutar de una mirada espectacular del mar

Comentarios

Comentarios