El club argentino se enfrenta al brasileño en la final de la Copa Libertadores que promete tener un alto nivel de competencia, con jugadores que destacan en el plano internacional. Algunas claves sobre características, planteles y entrenadores.

Otra final de Copa Libertadores trasladada, esta vez, no por algún conflicto intrínseco a los clubes, sino por un fenómeno político y social externo.

El evento, uno de los más importantes del año para el fútbol sudamericano, tendría que haberse celebrado en Santiago de Chile, una ciudad sitiada por las protestas y descontentos hacia el actual presidente Sebastián Piñera. Dadas las circunstancias, la Conmebol decidió descartar la capital chilena y optó por Lima (Perú) manteniendo el 23 de noviembre como fecha para el encuentro.

La decisión despertó las quejas de los hinchas de ambos equipos finalistas, el argentino River Plate y el brasileño Regatas do Flamengo, puesto que sus aficiones ya tenían en sus manos los pases para entrar al estadio Nacional de Santiago.

Y, aunque es la segunda vez que el rioplatense se encuentra sumido en una final adornada por la polémica, los imprevistos no tienen para nada que ver ni con el club, dirigido por Marcelo Gallardo, ni con su ahora rival.

Si bien no existe una fuerte rivalidad directa entre ambos, tanto River como Flamengo son dos candidatos predilectos para levantar la copa.

Tienen en común haber brotado de dos países en los que el fútbol mueve multitudes y despierta singulares pasiones. Además, exponen un estilo muy parecido: ambos priorizan la tenencia de la pelota y los ataques rápidos y directos.

FLAMENGO, EL MÁS POPULAR DE BRASIL.

En cuanto al club de Río de Janeiro, los cálculos más optimistas le asignan 40 millones de hinchas y, los menos, 33 millones, entre hombres, mujeres y niños, lo que lo posiciona como el club más popular de Brasil.

Por su dimensión, abarca fanáticos de todas las clases sociales. Cuando se reúnen en el estadio, se vuelven una gran oleada manifestante de alientos y cánticos que, según cronistas que estuvieron alguna vez allí, parecieran borrar las posibles diferencias económicas entre ellos.

El llamado “Mengao” cuenta con un valioso plantel, con jugadores que ya pasaron por Europa, como Filipe Luís, exAtlético de Madrid; Diego Alves, exValencia; Pablo Marí, exManchester City; Rafinha, exBayern Munich; Gabriel Barbosa o “Gabigol” -el mejor valuado, según Transfermarkt, por casi 20 millones de dólares-, exInter de Milán; y Gerson -con el segundo valor más alto, de 14 millones-, exAS Roma.

En su palmarés, el club dirigido por el portugués Jorge Jesús, al que el presidente brasileño Jair Bolsonaro dio como ganador al manifestar en un video: “La copa es nuestra”, ostenta un solo campeonato de Libertadores, que logró en 1981.

En su último partido de semifinales, el equipo de la “rojinegra” derrotó a Gremio por 5-0. Un encuentro en el que destacó la figura del excuñado de Neymar Jr., “Gabigol”, quien anotó dos tantos y promete ser figura ante River.

RIVER, EL ACTUAL CAMPEÓN.

Por su parte, River tiene cuatro campeonatos de Libertadores en su historial e incluso fue el último en levantar la copa, en diciembre de 2018, en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, cuando venció a su rival más clásico, Boca Juniors.

Un rival con el que no solo se mide a nivel futbolístico, sino en cuanto a quién es “más grande”. El club de la banda roja tiene un estimado de 16 millones de aficionados y el del barrio de La Boca, de 16 millones y medio.

Sin embargo, el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo puede alardear de tener uno de los estadios más grandes de la Argentina: el Monumental. Está ubicado en el barrio porteño de Núñez y tiene una capacidad para 66.000 espectadores.

En el plantel del Millonario hay seis extranjeros: el chileno Paulo Díaz; el paraguayo Robert Rojas; los colombianos Juan Fernando Quintero -el segundo mejor valuado del club, por más de 16 millones de dólares-, Jorge Carrascal y el exAtlético de Madrid Santos Borré; y el uruguayo Nicolás De La Cruz.

Son jugadores que supieron conquistar a los fanáticos “gallinas”, sobre todo Quintero, que marcó el 2-1 en la final de Libertadores ante Boca y allanó el camino hacia la victoria.

Un triunfo que es y será una de las joyas del equipo, que le otorga mérito principalmente a su entrenador, quien apunta a mantener la copa en el que considera su lugar: las arcas de River Plate.

Fue ante Boca también que el “Millonario” se abrió, con un triunfo de 2-0 como local y de 0-1 como visitante, una oportunidad para pelear por una vuelta más.

OBRA DEL “MUÑECO” GALLARDO.

El director técnico Gallardo, no obstante, no necesita de otro triunfo para consagrarse. Es el entrenador más ganador en la historia del club, logró siete títulos internacionales en cinco años.

“Que la gente crea porque tiene con qué creer” es una de sus frases insignia, si no es la que más destaca en boca del entrenador, y es difícil que en algún partido la hinchada no lo aclame a coro con un coordinado “Muñeco, Muñeco”.

Además de director técnico, lugar que ocupa hace poco más de cinco años, Gallardo debutó como jugador en River hace 25 años, una experiencia que lo llevó a, igual que por estos tiempos, atraer las miradas del fútbol internacional.

Sus colegas en el mundo, como Pep Guardiola, Mauricio Pochettino o Diego Maradona, lo halagan. Hasta llegó a circular el rumor de que el F.C. Barcelona lo quiere como líder.

UNA HAZAÑA DE JORGE JESÚS.

Lo primero que hizo el entrenador portugués de Flamengo al llegar al club a mediados de 2019 fue entregarle al plantel una cartilla con normas de disciplina. Así lo admitieron ellos, los jugadores. A su vez, implantó un sistema de registro electrónico de llegada de los futbolistas al predio del “Mengao”.

Dicen que es un gran formador de grupos. De hecho, los exjugadores de River Javier Saviola y Pablo Aymar, así como el actual Enzo Pérez, lo catalogaron como uno de sus tres mejores técnicos, ya que lo tuvieron como maestro en el Benfica.

Se consagró como el técnico con más títulos en Portugal, 11 con el Benfica y 2 con el Sporting, aunque el traspaso de un club a otro le valió ser apodado en el país europeo como “Jorge Judas”, debido a la rivalidad entre ambos.

Tiene como referente al holandés Johan Cruyff y, del Flamengo, le convenció su “grandeza”. En una ocasión, opinó que los cuatro clubes más famosos del mundo eran Boca Juniors, Barcelona, Real Madrid y el que ahora dirige.

No hay dudas de que su estilo es exigente, algo que no lo deja titubear al proyectarse campeón, ni siquiera en la final que le espera: “Soy el entrenador de Portugal que más títulos ganó y quiero mostrar mi valor en el mayor club de Brasil”. Reportaje e imágenes: Efe

Por: Lucía Fortin.

Aficionados de Flamengo animan antes del partido de vuelta por las semifinales de la Copa Libertadores
Diego Alves y Rafinha de Flamengo
El entrenador de River Plate Marcelo Gallardo
Entrenador de Flamengo Jorge Jesús
Gabriel Barbosa de Flamengo celebra el 2-0 en el partido de vuelta por las semifinales de la Copa Libertadores
Ignacio Fernández de River Plate celebra un gol con Rafael Santos Borre
Jugadores de Flamengo celebran al vencer a Gremio 5-0
Jugadores de River Plate celebran al final de un partido de las semifinales de la Copa Libertadores
Los jugadores de River Plate con la copa tras vencer a Boca Juniors

¡Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas!

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: 
https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: 
https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: 
https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: 
https://www.instagram.com/larevistaq/

Comentarios

Comentarios