Compartir:

 

La prueba de 100 metros lisos es uno de los grandes espectáculos de los Juegos Olímpicos, también en Tokyo 2020 a pesar de que serán los primeros sin el “hijo del viento”, el hombre más veloz del planeta que, tras su retirada en 2017, no ha encontrado sucesor.

DESTACADOS.
++ Bolt se prepara para sus primeros Juegos como espectador, y comprobar quién tomará su relevo en el podio de los 100 y 200 metros lisos.
++ El mejor del año en el hectómetro ha sido el estadounidense Trayvon Bromell, ganador de las pruebas de selección estadounidenses quien, a sus 25 años, ha olvidado importantes lesiones del pasado.
++ En los 200 metros, el referente actual es el estadounidense Noah Lyles, el gran dominador de la prueba en los últimos años.

Londres, 12 de agosto de 2017. Usain Bolt se dispone a competir en su última carrera, el relevo 4×100 con el equipo de Jamaica en los Mundiales de Atletismo de Londres. Al tomar su posta una inoportuna lesión le impide competir como el jamaicano acostumbraba desde su eclosión en los Juegos de Pekín 2008.

Trayvon Bromell favorito al oro en los 100 metros lisos. 

Un triste final para el mejor atleta de todos los tiempos, ganador de ocho medallas olímpicas y once campeonatos mundiales. Nadie ha dado tanta emoción y ha sido tan carismático en una pista de atletismo como Usain Bolt, quien siete días antes de aquella desafortunada carrera quedó tercero, medalla de bronce, en los 100 metros detrás de los estadounidenses Justin Gatlin, oro, y Christian Coleman, plata.
Las dos últimas carreras no hicieron justicia con la grandeza de Usain Bolt, que ya había anunciado que el Mundial de Londres sería su última competición.
El jamaicano cumplió su palabra y, desde entones, ha hecho algún intento de jugar al fútbol, se ha dedicado a sus compromisos publicitarios y, lo más importante, ha creado una familia junto a su pareja Kasi Bennett, madre de sus tres hijos, Olympia Lightning, nacida en mayo de 2020, y los gemelos Thunder y Saint Leo, en junio de 2021.
Junto a ellos, Bolt se prepara para sus primeros Juegos como espectador, y comprobar quien será su sucesor en el podio de los 100 y 200 metros lisos, “sus reinados” desde Pekín 2008.
Desde su retirada el trono de la velocidad ha estado abierto, con atractivos candidatos como Christian Coleman, campeón del mundo en Doha 2019, pero que fue sancionado dos años en octubre de 2020 por no estar localizable tres veces en el plazo de 12 meses y, aunque ha conseguido una rebaja del castigo de seis meses, no llegará a los Juegos de Tokio.

Ronnie Baker, autor de la segunda mejor marca mundial en 100 metros lisos durante 2021

Sin la presencia de Coleman, el sucesor de Bolt en el podio de los 100 metros (posee la plusmarca de 9,58 segundos) no tiene un favorito claro, cuya final será el 1 de agosto.
El mejor del año ha sido el estadounidense Trayvon Bromell, ganador de las pruebas de selección, “trials”, estadounidenses quien, a sus 25 años, ha olvidado importantes lesiones del pasado para recuperar los buenos augurios que sobre él se vaticinaban cuando, con 19 años, compartió podio con el jamaicano y su compatriota Justin Gatlin en los Mundiales de 2015 en Pekín.
Compitió en los Juegos de Río de Janeiro, donde fue el último de la final del hectómetro y formó parte del relevo 4×100 que fue descalificado. Para entonces, Bromell sufría por un espolón cerca del tendón de Aquiles que le provocaba insufribles dolores.
El paso por el quirófano fue inevitable y aquí empezó un largo camino de rehabilitación que le ha tenido fuera de “combate” cuatro años hasta su definitiva recuperación y resurrección como uno de los mejores velocistas de la actualidad.
Bromell ha parado el crono en 9,77 segundos, el mejor registro del año, lo que le convierte en el principal favorito para el oro en Tokio. Sus principales rivales son sus compatriotas Ronnie Baker (9,85) y Fred Kerley (9,85) quienes le secundario en los “trials” estadounidenses.
Baker, de 27 años, ha destacado en la prueba de los 60 metros lisos, ganando el bronce en el Campeonato Mundial de Pista Cubierta de 2018 en Birmingham (Reino Unido), detrás de Christian Coleman y del chino Bingtian Su.
El pasado 4 de julio se impuso en la prueba de la Diamond League de Estocolmo, con un tiempo de 10,03. Por su parte, Kerley, de 26 años, tiene como mejor credencial la medalla de oro en el relevo 4×400 de los Mundiales de Doha de 2019.
Fuera del tridente estadounidense, los favoritos al oro olímpico en el hectómetro escasean. Desde la retirada de Bolt, los jamaicanos no han brillado. El campeón del mundo de 2011, Yohan Blake (31 años), es su cabeza de cartel en Tokio, y sólo el canadiense Andre De Grasse, 26 años, bronce en los Juegos de Río de Janeiro y en el Mundial de Doha, parece la más seria alternativa.
LA PUGNA POR LOS 200.
Si la lucha por el oro en el hectómetro está abierta, con el favoritismo de Bromell, en la prueba de 200 –cuya final está programada para el 4 de agosto-, la preferida por Usain Bolt (el mejor tiempo mundial de 19,19 segundos es suyo), el referente actual es el estadounidense Noah Lyles, el gran dominador de la prueba en los últimos años.
Lyles, que ha sido comparado en distintas ocasiones como el “sucesor” de Bolt, aunque su recorrido por los 100 metros no ha sido brillante –quedó séptimo en los “trials”-, en el doble hectómetro si ejerce su dominio.

El estadounidense Fred Kerley ha protagonizado la tercera mejor marca mundial del año en los 100 metros lisos.

A sus 24 años, Lyles presume de los oros conseguidos en el Mundial de Doha en los 200 metros y el relevo 4×100. En los pasados “trials”, venció con el mejor registro del año, 19,74, un buen argumento para colocarle como el favorito al oro en Tokio.
Junto a Lyles, los representantes estadounidenses en el doble hectómetro son Kenny Bednarek, de 22 años, con su mejor marca personal de 19,78, y el adolescente Erriyon Knighton, quien con sólo 17 años alcanzó un tiempo de 19,84 segundos.
Knighton se ha convertido en la gran revelación del atletismo en 2021, al batir el récord mundial sub-18 de 200 metros que poseía Usain Bolt, con un tiempo de 20,11 segundos, y conseguir su billete a Tokio con sólo 17 años. Su nombre suena como estandarte del atletismo en los próximos años.
Además de los estadounidenses, el nombre de nigeriano Divine Oduduru (19,88 este año) y de nuevo el canadiense De Grasse (19,89) –plata en Río de Janeiro y el Mundial de Doha- aparecen como posibles ocupantes de los tres escalones del podio de Tokyo 2020, unos Juegos que darán el relevo de Usain Bolt.
JUAN A. MEDINA.
EFE/REPORTAJES

Compartir:

Comentarios

Comentarios