Robert Lewandowski ha anotado 34 goles en la liga alemana, su mejor registro, una cifra que le sitúa  como el mejor goleador del mundo actualmente. Tras celebrar con su equipo, el  Bayern de Múnich, el título de la Bundesliga, el delantero polaco toma posición de cara al  Balón de Oro, aunque él dice no pensar en ello.

Lleva seis años en las filas de uno de los equipos alemanes más potentes de la Bundesliga y del fútbol europeo, el Bayern de Múnich. Delantero certero y capitán del equipo nacional de Polonia, Robert Lewandowski es uno de los jugadores más cotizados del deporte rey en el Viejo Continente, o lo que viene a ser lo mismo, del deporte rey.

Tras celebrar un  nuevo título de la Bundesliga con el Bayern de Múnich, el octavo que consigue (dos con el Borussia Dortmund y seis con el equipo muniqués), el polaco ha completado su mejor año como goleador, alcanzando la cifra de 34 goles que le sitúa como líder de la clasificación de la Bota de Oro y aspirante, una vez más, al ansiado Balón de Oro.

Una aspiración que no es nueva en el polaco. El año pasado fue nominado nuevamente al Balón de Oro, el prestigioso galardón individual que otorga la revista especializada France Futbol. Este año su nombre vuelve a sonar con fuerza, junto a otros grandes jugadores como Lionel Messi, del Fútbol Club Barcelona; Cristiano Ronaldo, de Juventus FC y Neymar Jr y Kylian Mbappé del Paris Saint Germain.

Robert Lewandowski nació en Varsovia, la capital y ciudad más poblada de Polonia, el 21 de agosto de 1988. La estrella del balón llevaba el deporte en el ADN, ya que sus padres también eran deportistas profesionales. Su padre, Krzysztof Lewandowski había sido campeón junior de judo y su madre, Iwona Lewandowska, fue jugadora de vóleibol en la categoría más alta del país.

Con solo ocho años Lewandowski se unió a las filas del Partyzant Leszno, un club local. Un año después, comenzó como juvenil en Varsovia. En 2005 se inscribió en el Delta Varsovia, un club que militaba en la cuarta división polaca. Mientras estaba en sus filas, falleció su padre y el joven Lewandowski se trasladó a vivir con su hermana, Milena.

Más tarde fichó por el Znicz Pruszków un club que disputaba la tercera división y que ascendió a segunda. Tras ser uno de los máximos goleadores, según la página IMDb, se incorporó al Lech Poznan, de la primera división de su país.

En sus partidos con el Lech comenzó a llamar la atención de los observadores que vieron en él un gran potencial. En 2010, el Borussia de Dortmund, equipo de la primera división alemana, pagó casi seis millones de dólares para que el jugador vistiera su camiseta.

En la temporada 2012-2013, el Borussia luchó incansablemente por hacerse con la ansiada “orejona”, la Copa de Europa de Campeones, la UEFA Champions League. El equipo llegó a la final, pero el sueño se vio truncado por su rival, el Bayern de Múnich.

Un año después, Lewandoski lucía por primera vez el escudo del que es hoy su equipo y que lo será hasta, al menos, 2023; el del club que le arrebató aquella Champions: los bávaros del Bayern.  MÁS ALLÁ DEL BALÓN.

La imagen del futbolista encaja con la de un hombre familiar. En 2013, el jugador se casó con Anna Starchurska, karateka polaca, que tomó su apellido convirtiéndose en Anna Lewandowska tras la unión. Tienen dos hijas, Clara y Laura, nacidas en 2017 y 2019, respectivamente.

En 2017, un día después de clasificarse para el Fifa World Championship que se celebró en Rusia en 2018, Lewandowski defendió su trabajo de fin de carrera en Ciencias del Deporte, en la Universidad de Varsovia.

Tras la prueba, según la página del club en el que milita, el jugador comentó que le había salido muy bien. Tal vez era porque el trabajo trataba sobre él mismo.

Se llamaba “RL 9. El camino a la fama”, y en sus páginas explicaba su trayectoria profesional hasta convertirse en el jugador que era. De esa manera puso punto y final a los estudios que llevaba diez años cursando y compaginando con sus obligaciones deportivas.

Según contó recientemente a la revista France Football, los comienzos de su carrera no fueron sencillos. “Era tímido y pequeño. Durante mucho tiempo pesé alrededor de 20 kilos”, dijo el jugador.

“Siempre fui el más pequeño del equipo y el más delgado”, recordó. Lewandowski se refería a un momento en el que cambiaron la categoría y, con ocho años, había que jugar con los de diez. “Pero fue cuando aprendí mucho”, sentenció.

En cuanto a si tendrá el balón dorado entre sus manos este año, el jugador contestó entre risas que había estado el año pasado en la ceremonia, seguido de un “ya veremos”.

“Lo que trato de hacer es mostrar siempre lo mejor de mí mismo, ganar títulos y marcar más goles”, dijo resaltando la importancia de los triunfos colectivos. “El Balón  de Oro, no pienso en ello. En mi vida he aprendido que todo lo que se desea puede ser posible”, añadió.

Manuel Noriega.

EFE Reportajes.

Robert Lewandowski ha conseguido su quinto galardón como máximo goleador de la Bundesliga.

Robert Lewandowski es actualmente el mejor goleador del fútbol mundial.
Robert Lewandowski celebra su octavo título de la Bundesliga, sexto con el Bayern Múnich. 
A sus 31 años, Lewandowski no pierde su olfato goleador.

Comentarios

Comentarios