La imagen se repite un año más con los Patriots de Nueva Inglaterra y su legendario mariscal de campo Tom Brady como el invitado permanente en el Super Bowl, que en la LIII edición se lo juegan en Atlanta contra los Rams de Los Ángeles y su joven pasador Jared Goff.

La dinastía de los Patriots consiguió por tercer año consecutivo, el cuarto en los últimos cinco años, estar en el mayor evento deportivo del año en Estados Unidos y lo hizo como ya es habitual de la mano y brillantez de Brady, el jugador que a sus 41 años sigue dominando.

Brady, cinco veces campeón de la NFL, lideró  a los Patriots en una serie de 75 yardas en su primera posesión del tiempo extra que culminó con un acarreo de “touchdown” de 2 yardas del corredor Rex Burkhead para llevarse la victoria a domicilio por 31-37 ante los Chiefs de Kansas City en la final del Campeonato de la Conferencia Americana (AFC).

De nuevo, la pareja formada por Brady y el entrenador en jefe Bill Belichick resultó la ganadora y ambos estarán juntos con los Patriots en su noveno Super Bowl en busca del sexto título de campeones.

Los Patriots se convirtieron en la tercera franquicia de la historia que llega a tres Super Bowls seguidos.  Además Belichick tiene 30 victorias en partidos de playoffs, más que las que lograron los legendarios Bill Walsh, con los 49ers de San Francisco, y Don Shula, con los Dolphins de Miami, combinados.

La pareja de entrenadores ganó cinco Super Bowls, mientras Belichick busca ganar su sexto el 3 de febrero en un duelo generacional que será histórico, frente al joven Sean McVay, el entrenador en jefe de los Rams, que será el más joven que ha conseguido estar en un Super Bowl con 33 años recién cumplidos.

McVay ya había hecho historia en el 2017 cuando fue elegido por los Rams como su entrenador en jefe y se convirtió en el de menor edad que lograba dirigir a un equipo de la NFL.

Su aportación ha sido decisiva para que los Rams, en apenas dos años bajo su dirección, ya estén en lo que será su cuarto Super Bowl en la historia del equipo, el segundo cuando han tenido como sede a Los Ángeles.

Lo mismo sucederá con Goff, de 24 años, que se ha convertido en el líder del equipo y su dirección en los momentos decisivos de la final del Campeonato de la Conferencia Nacional (NFC) permitió a los Rams conseguir la victoria a domicilio por 23-26 ante los Saints de Nueva Orleans, en tiempo de prórroga.

Es la primera vez que ambas Finales de Conferencia se van a tiempo extra y la última vez que ambos visitantes ganaron en esta instancia fue en el 2012.

La diferencia entre ambas finales fue ver como la de los Rams y los Saints terminaba envuelta en una polémica arbitral que le pondrá un asterisco para siempre. después que no señalaron una falta clara de interferencia que podría haber permitido al equipo de Nueva Orleans acabar el partido como ganador.

El máximo responsable de los árbitros de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), Alberto Riveron, aseguró que se habían equivocado los que dirigieron el partido al no haber señalado la interferencia que le hizo el esquinero de los Rams, Nickell Robey-Coleman, que chocó de forma violenta con el receptor de los Saints, Tommylee Lewis, antes que le hubiese llegado el balón.

El entrenador en jefe de los Saints, Sean Payton, dijo que Riverón le había llamado y reconocido que los colegiados “no señalaron la falta”.

“Espero que nunca más otro equipo tenga que perder un partido como lo hicimos nosotros”, destacó Payton, quien reconoció que será muy duro para el grupo recuperarse de la derrota que habían sufrido.

McVay quiso dar otra versión muy distinta y calificó el trabajo de los árbitros como “impecable” ya que permitieron jugar a los profesionales dentro de las reglas que están establecidas en la NFL y eso había sido bueno para “todos”.

No para los seguidores de los Saints y la gran mayoría de los aficionados y profesionales del mundo de la NFL que, de inmediato, a través de las redes sociales, calificaron de “vergonzosa” la manera en la que actuaron los árbitros ante la polémica jugada.

También hubo dos revisiones de jugadas polémicas en el partido entre los Patriots y los Chiefs, que al final se saldaron favorables al equipo de Nueva Inglaterra y que le permitieron al final acabar como ganador y el tercer equipo en la historia de la NFL que consigue estar en el Super Bowl por tercer año consecutivo.

BRADY-GOFF, DUELO DE GRAN ALTURA.

Pero será Brady la gran figura que acapare toda la atención en el próximo Super Bowl cuando tenga la posibilidad de ampliar su legado único al asegurar una nueva marca en su ilustre carrera, al convertirse en el mariscal de campo con mayor edad que esté al frente de un equipo.

Brady tendrá 41 años y 184 días de edad durante el Super Bowl LIII el 3 de febrero, que será el noveno que dispute en su brillante carrera y romperá su  propia marca, que estableció en el Super Bowl LII cuando jugó con 40 años y 185 días de edad.

Su objetivo ahora será ser el mariscal de campo con mayor edad que consigue el trofeo Vince Lombardi, que ya ha conseguido en cinco ocasiones.

Esa marca pertenece actualmente a Peyton Manning, quien ganó el Super Bowl L con los Broncos de Denver a los 39 años y 320 días de edad.

Brady está en el segundo lugar tras vencer a los Falcons de Atlanta Falcons, 34-28, en la prórroga del Super Bowl LI, que se disputó en Houston, y lo logró con 39 años y 186 días.

Mientras que John Elway está en el tercer puesto, tras vencer también a los Falcons, 34-19, para consagrarse campeón de la temporada de 1998 a los 38 años y 217 días.

El último obstáculo para que Brady pueda establecer otra marca histórica será Goff, el joven mariscal de campo de los Rams quien junto a su entrenador en jefe McVay, están dispuestos a romper el dominio y protagonismo de los Patriots.

También tendrán los Rams y Goff el aliciente de la revancha de haber perdido, el equipo del 2002, con sede en San Luis, el Super Bowl XXXVI que los Patriots ganaron por 20-17.

El duelo contra los Patriots del 2002 fue la última vez que los Rams lucharon por el trofeo Vince Lombardi y ahora vuelven al sitio donde conquistaron su único título de la NFL a la fecha, la ciudad de Atlanta.

Lo hicieron en el Super Bowl XXXIV del 2000, cuando se impusieron por 23-16 a los Titans de Tennessee en el Georgia Dome, escenario que ya ha pasado a la historia, mientras que será el nuevo Mercedez-Benz Stadium, el que se estrene con el partido más importante del año en Estados Unidos.

Mientras, el mundo de las apuestas ya ha dado a conocer sus primeras preferencias en torno al favorito a conseguir el título del Super Bowl LIII y los Patriots, aunque con un escaso margen, ya son los preferidos. Reportaje e imágenes: Efe

POR: MARCELINO BENITO.

El entrenador en jefe Bill Belichick dirigirá por novena vez en un Super Bowl
Jared Goff, el joven mariscal de campo de los Rams
Los Patriots de Nueva Inglaterra son los claros favoritos en la LIII edición del Super Bowl
Los Rams de Los Ángeles están dispuestos a romper el dominio y protagonismo de los Patriots
Sean McVay, de los Rams, es el entrenador más joven que ha conseguido estar en un Super Bowl, con 33 años
Tom Brady será la gran figura que acapare toda la atención en el próximo Super Bowl

Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas 

HAZ CLICK EN:  http://www.revistaQ.mx/

VIDEOS EN:   https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

PINTEREST:  https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq

TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico

FACEBOOK: https://www.facebook.com/RevistaQQueMexico/

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/larevistaq/

 

Comentarios

Comentarios