La Copa Mundial Sub-17 reúne en Brasil a las 24 mejores selecciones, 504 jóvenes de entre 16 y 17 años de edad llamados a ser las estrellas del futuro. Los nombres de Auochiche, Pedri, Mina, Talles Magno, Palacios, Efraín Álvarez o Gio Reyna asoman con mucha fuerza.

El futbol se mueve a tal velocidad que demanda estrellas cada vez más jóvenes, precoces talentos que asoman con fuerza en campeonatos como el Mundial Sub-17, que acaparará la atención del planeta futbolístico desde el 26 de octubre hasta el 17 de noviembre en tres ciudades de Brasil. Gama (municipio situado a 30 kilómetros de Brasilia), Goiania (capital del estado de Goías, en el centro del país)  y Cariacica (localidad próxima a Vitoria, capital del estado de Espírito Santo) serán las sedes de los 52 partidos a disputar, en cuatro estadios: el Bezerrao (Gama), el Olímpico Pedro Ludovico Teixeira y Hailé Pinheiro, conocido como Serrinha (ambos en Goiania), y Kleber Andrade (Cariacica). En el foco de atención el más de medio millar de adolescentes, nacidos a partir del 1 de enero de 2002, con el sueño de ser grandes futbolistas, en una competición en la brillaron en ediciones anteriores estrellas actuales como el brasileño Neymar (2009), el alemán Toni Kroos (2007), el argentino Carlos Tévez (2001), el español Iker Casillas (1997) o el italiano Buffon (1993), por citar algunos. Ahora el protagonismo es para otra generación de talentosos futbolistas, nacidos entre 2002 y 2003 la mayoría de ellos, en edad de formación pero con ganas y atrevimiento de triunfar. Entre las futuras estrellas asoman varios nombres, como el de Adil Aouchiche, delantero francés del París Saint Germain, autor de nueve goles en el Europeo sub-17 y que ya ha recibido la llamada del primer equipo parisiense para entrenar junto a Neymar, Cavani y Mbappé, sus rivales en la delantera del PSG. Entre los convocados por la selección española destaca Pedro González “Pedri”, un talentoso delantero de todavía 16 años que juega en la Unión Deportiva Las Palmas de la Segunda División español, pero que ya ha fichado por el F.C. Barcelona para la próxima temporada. Entre la nómina de los italianos se ha caído a última hora su gran estrella, el delantero Sebastiano Esposito, que con 16 años y 8 meses se convirtió el pasado marzo en el tercer jugador más joven en debutar en la Serie A con el Inter de Milán. Su protagonismo lo heredan sus compañeros de ataque Lorenzo Colombo (Milán) y Nicolò Cudrig (Mónaco). Holanda, campeona de Europa de la categoría, acude con dos sensibles bajas: la de su delantero Brian Brobbey, conocido como “Brob-bestia” por su corpulencia (pesa 90 kilos), y la del centrocampista de origen marroquí Mohammed Ihattaren (PSV). En ausencia de estos dos jugadores, destaca en la selección “orange” el defensa Melayro Bogarde, en las filas del Hoffenheim alemán, sobrino del conocido Winston Bogarde (ex del Ajax y del F.C. Barcelona), y el delantero Jayden Braaf (Manchester City), mientras que en Hungría despunta el atacante András Németh, que ya ha debutado en el primer equipo del KRC Genk de la liga belga.

ESENCIA AMERICANA

Los brasileños, anfitriones por primera vez de un campeonato que han ganado en tres ocasiones (1997, 1999 y 2003), han padecido a última hora la ausencia de su gran estrella, Reinier, centrocampista del Flamengo, pero en su beneficio se eleva la figura del delantero Talles Magno, ya asiduo en las alineaciones del Vasco de Gama. Argentina, campeona del último Sudamericano disputado en Perú, se presenta con algunos jugadores con experiencia en la primera división, como el volante ofensivo Matías Palacios, autor de tres goles en aquel torneo. Palacios ha hecho historia con su club, San Lorenzo de Almagro, al ser el más joven en debutar en la primera argentina, con 16 años, 4 meses y 11 días, en septiembre de 2018. En aquel Sudamericano destacó el delantero ecuatoriano Johan Mina, máximo goleador entonces con seis goles, que también estará en Brasil. Mina, perteneciente al Club Sport Emelec e hijo de Joaquín Mina, exfutbolista del mismo equipo, es uno de los jóvenes futbolistas sudamericanos más pretendidos por los clubes europeos. Entre los representantes del combinado chileno emerge la figura del goleador Gonzalo Tapia (Universidad Católica), mientras que entre los paraguayos sobresale el delantero Fernando Ovelar (Cerro Porteño), uno de los más jóvenes del torneo, con 15 años, y que hizo historia en el campeonato de su país al ser el más joven en anotar un gol. Lo hizo en 2018 con 14 años, nueve meses y 27 días. El combinado mexicano, ganador en 2005 y 2011, acude a Brasil con el delantero Efrain Álvarez, ya instalado en el primer equipo del Galaxy de Los Ángeles en la Major League Soccer (MLS), donde se ejercita junto al sueco Zlatan Ibrahimovic. Entre los estadounidenses, sobresale el delantero Gio Reyna, hijo de Claudio Reyna, quien participó en cuatro campeonatos del Mundo con la selección de Estados Unidos y jugó en el Manchester City, el Glasgow Rangers y el Bayer Leverkusen. Gio, que juega en el Sub-19 del Borussia Dortmund (Alemania), destaca por su poder goleador y su habilidad para abrir defensas. Una nueva generación de talentos, estrellas del mañana, que se dan cita en tierras brasileñas durante 23 días con el objetivo de ser campeones del mundo… Reportaje/Imágenes: Efe

Del Inter de Milán Sebastiano Esposito, de la selección italiana Sub-17
El defensa del Hoffenheim’s Melayro Bogarde de la selección holandesa Sub-17
El delantero Johan Mina es la gran estrella de la selección ecuatoriana
El jugador del PSG, Adil Aouchiche (de blanco), de la selección francesa Sub-17
Fernando Ovelar del Cerro Porteño figura por Paraguay al Mundial Sub-17
Gonzalo Tapia destaca en la selección chilena Sub-17
Matías Palacios, uno de los más destacados de la selección argentina
Pedri (de amarillo), de los destacados de la selección española Sub-17
Compartir esto:

Comentarios

Comentarios