Alejado de los primeros puestos en los últimos años, Los Ángeles Lakers vuelven al liderazgo de la NBA bajo la pareja LeBron James y Anthony Davis, más otros protagonistas que están dando un nuevo brillo a la franquicia angelina.

Junto a los dos jugadores estrellas, los Lakers también confiaron su reconstrucción al entrenador Frank Vogel, uno de los mejores de la NBA en la estrategia del juego defensivo, la mayor debilidad del equipo angelino, que le costó desaparecer de la elite de la NBA durante toda una década.

Cierto que los Lakers no pudieron ver realizado su gran sueño de haber podido tener también en la plantilla al alero Kawhi Leonard y que conseguir a Anthony Davis, procedente de los Pelicans de Nueva Orleans, les costó dar a tres grandes promesas e hipotecar todo el futuro a corto y medio plazo en el sorteo universitario.

Aunque evitaron incluir a un joven clave para el futuro como es el ala-pívot Kyle Kuzma, mientras que supieron conseguir varios jugadores en el mercado de los agentes libres como fue la llegada del escolta Danny Green, el escolta-alero Jared Dudley, Avery Bradley, Quinn Cook y el pívot DeMarcus Cousins, de gran valor.

Pero la euforia de haber conseguido a Cousins para que formase de nuevo pareja con Davis como lo hicieron en los Pelicans desapareció antes que pudiesen comenzar a entrenar juntos.

Cousins se lesionaba de gravedad el 16 de agosto mientras se preparaba en Las Vegas al sufrir la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda que lo obliga a pasar por el quirófano y ser baja indefinida.

Fue entonces cuando los Lakers consiguieron otro fichaje decisivo, el del pívot Dwight Howard, quien en su segunda etapa con los Lakers, ha demostrado ser un elemento clave de cara a darle consistencia al juego interior de los angelinos y sobre todo ser todo un salvaguardia, en el caso que Davis sufra algún tipo de lesión.

Pero el gran momento que vuelven a vivir los Lakers, con marca ganadora de 19-3 (a fecha del 5 de diciembre), se debe en gran parte a la forma excepcional por la que atraviesa James, quien el próximo 30 de diciembre cumplirá 35 años, sin que muestre que su fondo físico le comienza a pasar factura.

Al contrario, James desde que comenzó la nueva temporada ha jugado su mejor baloncesto y lo reflejan los promedios de 25,6 puntos, el noveno de la liga; 7,1 rebotes (38), 10,8 asistencias (1) y los 27,42 minutos por partido (6).

James, quien juega su decimoséptima temporada, está decidido a conseguir su gran objetivo en Los Ángeles, ganar un nuevo título de liga, el cuarto como profesional, y el tercero con un equipo diferente después de haberlo logrado con los Heat de Miami (dos veces) y los Cavaliers de Cleveland (una).

Equipo al que dejó por segunda vez con el convencimiento que la culminación de su legendaria carrera debería ser en la segunda mayor dinastía en la historia de la NBA.

LEBRON, UN MILLÓN DE DÓLARES EN ACONDICIONAR SU CUERPO.

Después de una primera temporada para el olvido, en la que por primera vez en su carrera no pudo estar en los “playoffs”, en su segunda, James parece decidido a ser el caso atípico en todos los aspectos, incluido el rendimiento para un jugador de su edad.

De hecho se ha gastado, según diversas estimaciones, más de un millón de dólares en acondicionar su cuerpo con terapia de 24 horas y un entrenador personal siempre a su lado.

El pasado verano, se negó a permitir que el horario de rodaje de la película “Space Jam 2” interfiera con el baloncesto, lo que le obligó a levantarse a las 3:30 de la madrugada para entrenar antes de dirigirse al set.

Además ya ha alardeado con permanecer en la liga el tiempo suficiente como para jugar contra o junto a su hijo, Bronny (ahora estudiante de primer año de secundaria).

“LeBron (James) no solo es un gran jugador sino una maravilla física”, destacó el entrenador de los Warriors Steve Kerr. “Probablemente el mejor atleta que haya caminado por este planeta. Nunca he visto a nadie en mi vida en ningún deporte a quien considere un mejor atleta. Es uno de sus mejores atributos y el que menos se nota. Simplemente da por sentado que él está allí todas las noches y sigue haciendo sus cosas”.

Quizás por eso, el pasado noviembre, James intercambió tuits bromistas con el legendario mariscal de campo, de los Patriots de Nueva Inglaterra, Tom Brady, de 42 años, al que le dijo que los dos son “uno en el mismo”.

Otro legendario, que hizo posible la construcción de la dinastía de los Lakers, Jerry West, también está convencido que James cuenta con todos los elementos para competir al máximo nivel cuando haya cumplido los 40 años.

“Es un gran atleta, y conoce muy bien a su cuerpo, por lo que antes que de verdad le llegue el declinar físico habrá abandonado la competición”, argumentó West.

ANTHONY DAVIS, EL PERFECTO COMPLEMENTO.

En su mejor forma física,  motivado e ilusionado, LeBron también ha logrado el fichaje del jugador que cuando llegó a los Lakers siempre quiso tener, Anthony Davis, uno de los mejores hombres altos de la liga, que también estaba ansioso por dejar a los Pelicans y llegar al lado de la gran estrella a la que siempre ha admirado.

La presencia de Davis se hizo sentir de inmediato en el juego de los Lakers, quienes para muchos expertos, lograron formar el mejor dúo que hay actualmente en la NBA.

Con Davis, de 26 años, el equipo de inmediato tuvo la aportación de un jugador que en cada partido ha superado los 20 puntos y acercarse al doble-doble con los rebotes como lo demuestran los promedios que lleva conseguidos con los Lakers.

Davis tiene 26,0 puntos, que lo dejan octavo en la lista de los máximos encestadores de la NBA; 9,1 rebotes (18) y 3,2 asistencias (70) de la liga.

Solo faltaba ver cómo era la química y el entenderse con LeBron James, ahora de base, en el campo y el resultado no ha podido ser más espectacular y positivo para el equipo, dado que ambos han encontrado de inmediato el equilibrio perfecto y la manera más positiva de complementarse y hacer que su aportación sea decisiva.

Sobre todo porque Davis ha logrado superar su gran debilidad en el juego que era el apartado defensivo y que ha consolidado con el trabajo especial que ha realizado el propio Vogel junto con sus entrenadores asistentes, entre los que destacan Jackson Kidd y el veterano Lionel Hollins.

Pero lo más importante de todo con la llegada de Vogel al frente del equipo ha sido la aceptación completa por parte de James de la filosofía del trabajo que desarrolla el nuevo entrenador de los Lakers y que le hizo ya merecedor al premio de Entrenador del Mes de Noviembre, algo que el equipo angelino no lograba desde 2013 con Mike D’Antoni.

La mejora del equipo en todas las facetas del juego en comparación con la etapa convulsiva del antecesor de Vogel en el puesto de entrenador, Luke Walton, ha sido abismal, con la mejor marca para un mes de noviembre (17-2) desde la temporada del 2008-09 cuando ganaron su penúltimo título de liga, el decimoquinto de los 16 que tienen en su haber.

Pero sobre todo, y ese ha sido el gran acierto de Vogel en lo que lleva al frente de los Lakers, es que se ha ganado el respeto y la confianza de los jugadores, incluido el propio James, que creen en todo lo que hace y más cuando 19 de los 22 partidos disputados han sido victorias.

De momento, la euforia y el entusiasmo reina dentro de la organización de los Lakers, con especial felicidad para la dueña Jeanie Buss y su hombre de confianza el polémico gerente general Rob Pelinka, quien fue “descalificado” por el legendario Magic Johnson, anterior presidente de operaciones del equipo, que lo calificó como un “traidor” que se dedicó a hablar mal de él a sus espaldas y por lo que decidió dejar el cargo.

Ahora nadie habla ya de ese capítulo ni se acuerdan de Johnson y sus críticas al fichaje de Vogel, la apuesta que hicieron Buss y Pelinka.

Los Lakers, por sus resultados, son los nuevos líderes de la Conferencia Oeste y aunque es cierto que la competición no ha hecho más que comenzar, ya se han ganado por derecho propio la categoría de máximos aspirantes al título de liga.

Por: Rubén Mantilla.

Anthony Davis (número 3) se ha convertido en el complemento perfecto de LeBron
El ala-pívot Kyle Kuzma es otro de los grandes puntales de la gran temporada de los Lakers
El escolta Danny Green es otro de los grandes complementos del éxito de los Lakers
El gran momento de los Lakers se debe en gran parte a la forma excepcional por la que atraviesa LeBron James
En el éxito de los Lakers mucho tiene que ver su actual entrenador Frank Vogel
James, quien juega su decimoséptima temporada
La vuelta de Dwight Howard a los Lakers
LeBron James, que el próximo 30 de diciembre cumple 35 años, está jugando su mejor baloncesto

¡Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas!

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: 
https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: 
https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: 
https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: 
https://www.instagram.com/larevistaq/

Comentarios

Comentarios